jueves, 3 de septiembre de 2009

Diversas escuelas teológicas cristianas.

Dos escuelas teológicas principales, aunque quizás sería mejor decir centros de investigación teológica, aparecieron desde el siglo II: la Escuela de Alejandría, donde destacan Clemente y Orígenes, en la que predominó la interpretación alegórica de los textos sagrados, un acercamiento a la cultura y la filosofía griegas y, en la cristología, un énfasis sobre la divinidad de Cristo; y la Escuela de Antioquía que propugnó una interpretación literal de los textos sagrados e hizo énfasis, en su cristología, en la humanidad de Cristo. Esto dos planteamientos matizarán la fe cristiana hasta nuestros días.
A finales del siglo III nació el monasticismo, que tendrá profunda influencia posterior en el desarrollo del pensamiento y la religiosidad cristianas: el movimiento anacoreta es fundado por Antonio (250-355) y por Pacomio (290-346) las comunidad es conventuales; la regla de Pacomio será trasmitida al mundo romano por Jerónimo, quien la traducirá al latín y que fundará una congregación conventual en Belén.
El cristianismo originó un florecimiento literario importante en los siglos IV y V, probablemente debido a la difusión del monasticismo, o más bien al hecho de que la Iglesia es parte principal del Estado, si no el Estado mismo en esta época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada